Trabajando en el borrador de todas las partes del capítulo 16 // La parte 2 estará el 18 de Abril

Princesa Elenarys. Capítulo 2: El lago azul (segunda parte)

Liraia caminaba con paso ligero hacia el sur en busca del bosque negro. Desde que había partido, tenía la sensación que alguien la observaba, pero por mas que mirase hacia un lado o a otro, no veía nada. Incluso cuando transitaba un paisaje despejado creyó oír una pequeña risa cerca y sin embargo, ella no vio nada a su alrededor. Así que, decidió que era fruto de su imaginación e intentó concentrarse en su caminar.
Tenía previsto llegar a su destino antes de caer la noche, si no se sucedía algún imprevisto. Había partido con el sol y un cielo despejado, el cual ahora, estaba siendo cubierto por nubes grisáceas. El aire se empezó a levantar, primero suave y luego se fue incrementando progresivamente por cada paso. El frío también hizo su aparición, no obstante, eso no le impidió seguir avanzando hacia delante.
Llevaba más de una hora caminando a contraviento, cuando llegó al comienzo de una colina que no esperaba, la cual ascendía muy empinadamente. Se dispuso a subir y fue entonces cuando escuchó golpes fuertes que le recordaban al sonido de los relámpagos, así como gruñidos ensordecedores de animales, quienes parecían que se estaban enzarzando en una pelea.
Cogió su pequeño cuchillo, el cual lo tenía amarrado en su tobillo y subió muy despacio la colina, pues debía pasar sí o sí por aquel lugar. Su corazón se encontraba en un puño y este se apretaba con más fuerza en cuanto iba subiendo y los sonidos se escuchaban con más intensidad. Tenía la pequeña esperanza que al estar centrados en su pelea, no la vieran y así podría pasar rápidamente sin ningún problema.
En cuanto llegó arriba, se asomó lentamente y allí es cuando vio una escena que le estremeció, al mismo tiempo que le sorprendió.

En la llanura de lo alto de aquella colina había dos Haloms peleándose entre sí con gran violencia. Esto desconcertó mucho a Liraia pues los Haloms, eran en verdad espíritus nocturnos, que solo salían a la luz de las lunas a llevarse las almas perdidas, las cuales tras yacer su cuerpo esperan ser guiadas hacia su próximo destino.
Estos espíritus de ojos grandes, orejas puntiagudas, boca grande con enormes dientes afilados y una tez oscura con luz propia; no eran malignos, sino pura bondad. Sin embargo, había algo en los ojos de estos dos Haloms que le hizo pensar que estuvieran hechizados, pues sus pupilas estaba dilatadas y parecían no ver, simplemente atacaban sin ninguna razón y eso solo ocasionaba que se fueran destruyéndose entre ellos poco a poco. Todo ello ocasionaría un gran problema, pues las almas que esperan, se quedarían sin guía y ellas, seguirían vagando por la tierra, con el alto riesgo de crear daños graves al estar perdidas.
Liraia sabía que tenía que hacer algo por solucionar este problema, pero nunca se había envuelto en ninguna situación parecida y no sabía como actuar. Mientras intentaba aclarar su mente, fue cuando el viento le trajo unas palabras de una voz de niña muy suave que no conocía: <<Mira en tu mochila>>. Ella se volvió hacia todos los lados confusa e intentando averiguar de donde provenía esa voz, pero solo pudo oír de nuevo una pequeña risa, la misma que escuchó en el principio de su viaje. Al final, se dio por vencida en su búsqueda y abrió su mochila para ver que podía utilizar, mientras los dos Haloms se batían en un duelo a muerte, ajenos a ella y su alrededor.
En el interior de su mochila solo encontró una manta, ropa de abrigo, comida y agua y muchas hierbas empaquetadas en frascos pequeños de cuarol, para evitar que se rompieran al chocarse entre sí, etiquetadas con sus nombres. Liraia intentó recordar para que servían cada cosa: Ungüentos para curar heridas, antivenenos, somníferos... protección contra los malos espíritus, ¡ese necesitaba!. Normalmente se quemaba una ramita cada cierto tiempo en los carromatos y alrededores para ahuyentar lejos los malos espíritus y con ellos su negatividad.
Cogió una ramita y la quemó, el viento iba en contra suya, pero de repente este enseguida cambió y ahora el viento se dirigía en dirección de los Haloms. Pronto hizo su efecto, pues los espíritus se paralizaron y de su interior parecía estar la lucha en estos momentos. Se retorcieron entre sí, cayeron al suelo y de entre ellos salió un pequeño humo negro que entre un alarido se disolvió.
Los Haloms se reincorporaron, miraron a Liraia un tanto exhaustos e hicieron un gesto leve de cabeza dándole las gracias. Después de esto desaparecieron, pues tenían que descansar, ya que a la noche volverían a su rutina.
Liraia se sintió aliviada, recogió todas sus cosas y siguió su camino. El mal tiempo había cesado en cuanto los malos espíritus se habían ido y eso le alegró, pues de ese modo quizás podría remontar todo el tiempo que había perdido.
Se permitió al medio día hacer un alto en unos árboles frutales que encontró, descansar un momento bajo su sombra y de esa forma recuperar fuerzas. A la sombra de este árbol, Liraia observaba las nubes como surcaban el cielo azul, formando diversas figuras que cambiaban en el transcurso de su paso. Y en un momento dado, sin saber cómo ni cuando pasó, cerró los ojos unos segundos y profundamente se durmió.
<<¡Despierta!>> gritó alguien dentro de sus sueños y Liraia se sobresaltó y despertó. Se había dormido sin querer, y con ello había perdido mucho tiempo. Sin mas lamentos siguió hacia su destino, ignorando cuanto había dormido, pues eso no iba a devolverle todos los segundos que había perdido. Tampoco le haría el viaje más corto, el cual se le estaba complicando, pues estaba lleno de muchos obstáculos, más de los que creía y recordaba, ya que pensaba que esos caminos eran fáciles de recorrer, o eso le habían dicho.
Anduvo bajo la lluvia, bajo un sol intenso. Las temperaturas cambiaban de un extremo a otro y ella no sabía a qué se debían estos cambios repentinos. Pensó que quizás era causa del mal que se iba extendiendo, pero aun así dudaba.
Durante el transcurso del viaje pisó mil piedras, las cuales provocaron que sus pies sangraran, que le hacían tropezar y caer. Escaló escarpadas colinas y montañas que no sabía que existían. Pisó numerosos charcos. Cruzó ríos a través de puentes que habían construido. A veces no había y tuvo que atravesarlos, luchando contra la corriente que quería arrastrarla.
Quería mas tiempo y vino el sentimiento de interminable, los segundos pesaban a cada paso, el camino se estrechaba y el horizonte se alejaba cada vez más. Se sintió verdaderamente sola, nadie había a su alrededor, por mucho que mirase, no encontraba ningún ser. Cuando encontró vida, resultaron ser animales venenosos dispuestos a atacarle, pero ella estaba en estado de alerta y consiguió esquivarlos. Resbaló al confiarse y no apoyarse.
Demasiadas emociones y obstáculos en tan poco tiempo le desestabilizaron, le cansaron y se sentó a descansar unos segundos, antes de que se desvaneciera de tanto esfuerzo.
Paró, respiró, contó hasta diez y luego continuó.
Llegó al bosque negro cuando la noche empezó a hacer su aparición y encendió una pequeña antorcha, antes de que oscureciera del todo.  La sujetó en su mano izquierda, mientras que en su derecha portaba su cuchillo para defenderse de quienes se ocultan en lo más oscuro del bosque. Tenía que llegar al lago azul justo a media noche. No debía llegar ni tarde, ni pronto, sino en su justo momento.
Liraia no conocía muy bien el bosque, jamás había entrado en él, solo lo había visto a lo lejos. Pero le habían contado historias espeluznantes y ahora no sabía si eran para darle miedo y mantenerla alejada, o porque en verdad eran ciertas y querían prevenirla.
Evitó pensar en ello, pues las historias que conocía, le estaban empezando a emparanoiar y ya cualquier cosa le recordaba a ellas. Tenía que estar atenta, en estado de alerta, sin dejar que el miedo se apoderase de cada paso que daba.
***********************************

Termina de leer este capítulo----> Aquí 


14 ♥ Comentarios

Miss Sarah W. Winter

comentou...

La verdad es que tu escritura es maravillosa :)
Nuestro refugio siempre serán los libros
Dulces tardes Señorita

22 de febrero de 2013, 20:19
Anyi

comandando... ♥

muchas graciass!! :)

Un beso

22 de febrero de 2013, 22:38
Reply ♥
Soudy

comentou...

¡Qué ricos son los Haloms!
¡Ya quiero saber quién era la niña!
Es muy bueno, eres hábil en el uso de la descripción;
¡Saludos Anyi!

22 de febrero de 2013, 23:16
Anyi

comandando... ♥

muchas gracias! :) aunque me cuesta a veces mucho describir lo que quiero y no repetirme..
los Haloms son adorables!! <3

Un besoo

23 de febrero de 2013, 15:36
Reply ♥
*Kuroneko*

comentou...

¡¡Wow, me encantaron los Haloms!! En el dibujo, son demasiado tiernos x3. Y sí que Liraia es muy valiente, para poder atravesar todo aquello sin saber bien... Qué hermosas descripciones, en serio :)

3 de marzo de 2013, 20:59
Reply ♥
Anyi

muchas gracias!! si, la verdad es que Liraia es muy valiente!!

muchas gracias por tus palabras

Un besoo

3 de marzo de 2013, 22:36
Reply ♥
Tamara Kennedy

comentou...

Qué miedo estar sola en un lugar así.
Por momentos me hace acordar al Bosque Negro del libro El Hobbit, adoro ese libro.
Seguiré leyendo tu historia :D

25 de marzo de 2013, 18:34
Anyi

comandando... ♥

No he leído ese libro. lo recomiendas?
la verdad es que cuando escribo intento alejarme de las historias de fantasía de los libros, porque siempre hay una cosa (mínima) que es parecida a lo que estás escribiendo.. y antes me entraba el bajón y dejaba de escribir... pero ya comprendí que eso pasa como las personas..aunque nos parezcamos no somos iguales.. (bah! chorradas mias)

muchas gracias por comentar :)

26 de marzo de 2013, 9:33
Reply ♥
Kevin José Gamboa Luna

comentou...

Bueno, señorita. Para serte sincero, este fragmento de la historia me resultó un poco denso y lleno de errores. Esperaba con ansias el momento de terminar de leerlo para descansar. No sé, estuviste muy floja y vaga con la creatividad. Debes reforzar varios puntos en esta parte de la historia, porque se notó el bajón de la productividad.

29 de abril de 2013, 21:56
Anyi

comandando... ♥

vaya.. disculpa que no te gustara y que te resultara pesada :( No era mi intención. Trabajaré más en esta parte, porque en verdad me gusta mucho (bueno todas!, pero como soy la escritora no soy objetiva XD)

muchas gracias por pasar y por comentar ^^

30 de abril de 2013, 18:13
Reply ♥
Gisel T.

comentou...

Hola Anyi!
Y al igual que el anterior, me encantó este segundo capítulo :D. Vamos a ver que le depara a nuestra protagonista. Te seguire leyendo :)
Cuidate!

10 de mayo de 2013, 20:10
Anyi

comandando... ♥

muchas graciassss!!! =D

11 de mayo de 2013, 13:16
Reply ♥
Ninfa Celtica

comentou...

Primero que nada debo decir que tu historia es muy sutil y maravillosa, la forma tan tersa en la que se desenvuelven los personajes a través de tu magnifica forma de escribir hacen que me transporte a otro mundo, por otro lado ya estoy de regreso en mis blogs Ninfa Celtica y Entre Sombras, luego de una larga ausencia para así continuar con la historia tanto de la Ninfa como la de Leonora, te espero en ambos y seguiré leyendo esa historia tan maravillosa que tu escribes.

5 de julio de 2013, 20:07
Anyi

comandando... ♥

muchisimas gracias! me alegra saber que transportas a otro mundo!!

Me alegro verte de vuelta, por supuesto,ahora mismo me pasaré para saber que le pasa a la ninfa! =)

un besoo

21 de julio de 2013, 15:02
Reply ♥

Publicar un comentario en la entrada

Dime sinceramente lo que opinas, lo que ocurre por tu cabeza...
Tus palabras son el combustible que hace que siga hacia adelante, mejorando lo que soy y lo que puedo llegar a ofreceros..
Si eres de los que gastais vuestro especial tiempo leyéndome y comentandome... ¡Muchas gracias de todo corazón!