Relatito nuevo escrito en un tren... ¡Muchas gracias por tu visita!

Sonríeme la vida



La vida da tantas vueltas que me mareó y caí sobre la hierba mullida mientras las hojas desgatadas y cansadas de los árboles caían con suavidad. El viento las acariciaba y volaban dando vueltas. Habían crecido juntas sin apenas tocarse y ahora que eran libres, era su momento de volar, bailar un último baile hasta que pisaran la tierra que las hiciera volver a la realidad. La realidad de que ya llegó el fin.

Fue en ese revoleteo cuando tu gorra favorita voló hasta mi cuerpo. Yo la recogí y te la devolví.

¡Muchas gracias! me dijiste con una gran sonrisa, esa que iluminaba todo tu ser.

Durante toda la mañana estuvimos hablando de todo y de nada. Era un tipo de conversación que no estaba destinada a ser grande, pero que se recuerda por su simpleza y sinceridad. A la una te fuiste y yo volví a mi mundo para no volver a verte más.

A día de hoy todavía recuerdo ese momento. Tu rostro está difuminado pero tu sonrisa está muy clara, ya que fuiste la sonrisa que me sonrió la vida.

A veces me da por pensar que fuimos como esas hojas que bailaron durante unos instantes, pero que tras caer al suelo se secaron, llevándoles a un inevitable olvido de un momento que nadie recordará. De un momento que quizás fue una ilusión y que no fue, pero que pudo haber sido bonito.


Recordar tu sonrisa me hace sonreír, pero ya no sé si fue verdad o si fue una ilusión que por necesidad se confundió con la realidad.





(20-Junio-2016)